Skip to main content

Search form

Explicación de la proporción de deuda a ingresos

Si está pensando en comprar una casa en Carolina del Norte, especialmente si se trata de su primera casa, es posible que haya notado en sus averiguaciones que los prestamistas analizan toda una variedad de factores para determinar si pueden prestarle dinero o no y la cantidad de dinero que están dispuestos a prestarle. Uno de los factores más importantes para el prestamista es la proporción de deuda a ingresos. Pero, ¿qué es exactamente este número y cómo afecta su posible financiamiento hipotecario? A continuación se explica la proporción de deuda a ingresos y las maneras en que puede afectar la compra de su vivienda.

¿Qué es la proporción de deuda a ingresos?
La proporción de deuda a ingresos no es solo una palabra de moda en el campo de bienes raíces y las finanzas sino una medida importante para determinar su salud financiera. Este número compara el monto de su deuda con el monto de sus ingresos para determinar su capacidad de pagar más deudas.

¿Cómo se calcula la proporción de deuda a ingresos?
Aunque pueda parecer complicado, el cálculo de la proporción de deuda a ingresos es bastante simple. Divida el total de lo que paga mensualmente por concepto de deudas ­–pagos de tarjetas de crédito, pagos de cuota de automóvil, etc.– por sus ingresos mensuales brutos, es decir, lo que gana antes de deducir los impuestos. Por ejemplo, si usted paga $500 por sus deudas y gana $1,500 al mes antes de descontar impuestos, su proporción de deuda a ingresos sería 0.33. Luego, multiplique ese resultado por 100 para determinar el porcentaje de deuda a ingresos. En este caso, su porcentaje de deuda a ingresos sería 33%.

¿Qué significa este número?
Ahora sabe el valor de su proporción de deuda a ingresos, pero ¿qué significa eso exactamente? Mientras menor sea la proporción de deuda a ingresos mejor es su salud financiera, ya que eso significa que un menor porcentaje de sus ingresos se destina a pagar deudas. Mientras menos pague por deudas, más le queda para gastar en otras cosas, lo cual es buena señal para los prestamistas. Una proporción de deuda a ingresos alta puede indicar que usted ya tiene demasiadas deudas. Este número les ayuda a los prestamistas a decidir si usted puede devolver lo que pide prestado.

¿Qué significa esto para los compradores de vivienda?
Los prestamistas hipotecarios no prestan dinero por bondad sino como transacción comercial. Eso significa que desean asegurarse de que otorgar un préstamo hipotecario es una buena inversión. En general, una proporción de deuda a ingresos de 43% es el máximo para obtener un préstamo hipotecario, aunque se prefiere menos del 35%. Sin embargo, tenga en cuenta que este porcentaje corresponde a la deuda total, incluyendo el pago de su préstamo hipotecario. El pago de su préstamo hipotecario propuesto no debe ser más del 28% de su deuda mensual.

¿Cómo puedo mejorar mi proporción de deuda a ingresos?
Si su proporción de deuda a ingresos es demasiado alta para adquirir una vivienda, lo mejor que puede hacer es aumentar sus ingresos o reducir sus deudas. Mientras se prepara para comprar una casa, concéntrese en pagar deudas, especialmente las deudas no garantizadas, a fin de reducir sus pagos mensuales por concepto de deuda. Por ejemplo, concéntrese en pagar la deuda de sus tarjetas de crédito para liberar más fondos mensuales. Cuando tenga menos deuda en su presupuesto mensual, su proporción de deuda a ingresos será menor. Como beneficio adicional, la reducción de deuda puede aumentar su puntaje de crédito, que es otro factor importante para los prestamistas.

Informarse sobre préstamos hipotecarios, salud financiera y el proceso de compra de una casa es un paso importante para convertirse en propietario. La Agencia de Financiamiento de la Vivienda de Carolina del Norte ofrece productos hipotecarios cuyo objetivo es que la vivienda sea más asequible. En www.HousingBuildsNC.com hay más información sobre las formas en que la Agencia de Financiamiento de la Vivienda de Carolina del Norte puede ayudarle a hacer realidad su vivienda propia.